Fuente del artículo

La industria papelera europea afirma, sin ningún rubor, que la producción de papel no produce deforestación. Y saben que no es cierto, pero la crisis económica y los avances tecnológicos están reduciendo tanto el consumo de papel que no es el mejor momento para reconocer que en una parte del mundo todavía se talan selvas tropicales para fabricar papel. Sabiendo, además, que ese papel llega a los mercados europeos para empaquetar perfumes, bombones o licores, o editar libros, mejor seguir negando la mayor. Mejor seguir pagando costosas campañas de imagen para combatir “los mitos del consumo de papel”.

Pero el sector papelero europeo, incluido el español, sabe muy bien quién es Asia Pulp & Paper (APP),  el mayor productor de pasta y papel de Indonesia, y el cuarto productor del mundo. Pertenece al grupo Sinar Mas, conglomerado industrial con negocios en la industria minera y la producción de aceite de palma. Se estima que desde su fundación, allá por los años 80, Asia Pulp & Paper ha convertido un millón de hectáreas de selva tropical de Sumatra en pasta de papel. El sector papelero europeo conoce el gran impacto de su actividad. Pero callan.

Aunque el consumo de papel procedente de Indonesia supone una pequeña parte del total consumido, España es, después de Italia, el principal mercado para los productos papeleros de Asia Pulp and Paper en Europa. Los puertos de Barcelona y Valencia son la puerta de entrada para bobinas de cartoncillo, papel para impresión y papel de oficina, como principales productos.

Desde el año 2006, Greenpeace ha estado señalando a la empresa Asia Pulp & Paper como el mayor  responsable de la deforestación en Indonesia. Y a quienes en España (empresas, universidades o administraciones públicas) han estado comprando sus productos papeleros. Hemos hablado con  los productores de papel y cartón (ASPAPEL), con los de packaging (ASPACK), con el sector de artes gráficas. Silencio administrativo. Asia Pulp & Paper es un competidor, un jugador más en el mercado del papel, no está bien señalar con el dedo “a uno de los nuestros”… no vayamos a tener que reconocer públicamente que si, que la fabricación de papel si tiene que ver con la deforestación.

Esta empresa es un grave problema para la salud del planeta y es un gigante en expansión que planea nuevos zarpazos sobre la selva tropical. Está ya presente en cuatro continentes, y sus planes incluyen la provincia de Papúa, una región con grandes extensiones de bosques primarios. Recientemente se ha sabido que la empresa planea la construcción de una nueva fábrica al sur de la Isla de Sumatra, que produciría entre 1,5 y 2 millones de toneladas anuales de pasta de papel, constituyéndose en la mayor fábrica del mundo. Pero no hay madera de plantaciones para fabricar tanta pasta de papel, así que la empresa seguirá talando bosques tropicales.

Hace un par de años, en julio de 2010, Greenpeace publicó una investigación sobre esta papelera donde exponíamos que APP estaba causando un verdadero desastre ambiental en zonas de alto valor para la conservación, en valiosos bosques de turbera o en áreas donde todavía habita el raro tigre de Sumatra, un animal en peligro de extinción. A finales de 2006, las concesiones forestales de Asia Pulp  & Paper se solapaban con 313.847 hectáreas de hábitat del tigre de Sumatra. Con los nuevos planes de expansión, esta cifra se elevaría hasta los 4,656.98 millones de hectáreas. Cuando se altera o destruye el hábitat del tigre de Sumatra, la selva tropical, éste visita las aldeas y comunidades en busca de comida. Más problemas en forma de inseguridad en las comunidades locales en zonas aledañas a sus concesiones.

El informe señalaba la complicidad de un buen número de empresas españolas del sector papelero, de procesamiento o de distribución del papel. Si bien es cierto que las marcas más importantes anunciaron al poco su deseo de desvincularse de Asia Pulp & Paper, otras todavía siguen siendo clientes de esta papelera y contaminando el mercado español de papel. Este mismo verano hemos visto papel procedente de la deforestación en grandes superficies o en administraciones públicas del Gobierno de Canarias .

En estos momentos, tres activistas procedentes de Indonesia recorren Europa para explicar los impactos de la producción de papel en Indonesia y advirtiendo del grave peligro que supone para sus bosques el nuevo proyecto de Asia Pulp & Paper. Coordinados por el European Environmental Paper Network, estos activistas se reunirán con los sectores consumidores de papel, potenciales instituciones inversoras, administraciones públicas, periodistas, defensores del medio ambiente y el público en general. E stos días han estado en Barcelona, en la sede del Gremi de Industria y Comunicación Gráfica de Catalunya, qué mejor escenario que el principal objetivo de Asia Pulp & Paper en Catalunya, sin duda un buen gesto de los responsables del Gremi. 

Esta visita a Barcelona debe ser el principio del fin de la complicidad del sector de artes gráficas y packaging español con la deforestación en Indonesia. Esta delegación espera aumentar el grado de conocimiento de los sectores consumidores de papel sobre los planes de Asia Pulp &Paper de aumentar su capacidad de producción de pasta de celulosa. En ausencia de plantaciones que suministren madera, cada nueva fábrica de celulosa significa un nuevo ciclo de conflictos sociales y destrucción ambiental que durará décadas. Ahora les toca a hablar a los inversores y las empresas consumidoras de papel en Europa.

Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques de Greenepace España
@NanquiSoto

Anuncios