Fuente del artículo

En la sede del Consejo de la Juventud de Aragón el Consejo de la Juventud de España ha presentado el Estudio sobre el Impacto de la Educación No Formal en la Empleabilidad de la Juventud, elaborado por la Universidad de Bath y la GHK Consulting por iniciativa del Foro Europeo de la Juventud en colaboración con la Comisión Europa. El informe concluye que la participación de las personas jóvenes en actividades de voluntariado o en organizaciones juveniles proporciona a la juventud competencias, habilidades profesionales y aptitudes interpersonales, como la capacidad de trabajar en equipo y de comunicarse de forma efectiva o la iniciativa y la autoconfianza, muy valoradas por las empresas y los empleadores.

La presentación ha corrido a cargo de Ricardo Ibarra y de Héctor Saz, presidente del Consejo de la Juventud de España y del Consejo de la Juventud de Aragón, respectivamente.

Este estudio demuestra la importancia que tiene para la juventud la participación en organizaciones juveniles donde no sólo aporta valores a la juventud sino también habilidad y competencias muy necesarias para acceder al mercado laboral, entre las principales conclusiones que se aportan es la necesidad de un mayor reconocimiento a través de titulaciones como el Europass, y trabajar en la potenciación de la participación de jóvenes especialmente aquellos en situación de exclusión social.

Héctor Saz ha aprovechado la ocasión para denunciar la política que está siguiendo el Instituto Aragonés de la Juventud, donde está planteando el cierre del CJA sin tener en cuenta las directivas que se están tomando en Europa, donde se marca la necesidad de involucrar a la juventud en la toma de decisiones a través del Dialogo Estructurado y la creación de Consejos de Juventud. Así como desoyendo el Pacto de la Juventud que el propio Partido Popular firmo hace no más de un año. El CJA supone una muy pequeña inversión en comparación con los gastos que suponen otras iniciativas del IAJ y sin embargo su desaparición tendrá consecuencias terribles para el tejido asociativo voluntario de la juventud aragonesa.

Declaraciones tan desafortunadas como las que manifestó el director-gerente del IAJ (Fernando Peña) sobre la duplicación de funciones del IAJ y el CJA, demuestra un profundo desconocimiento del papel que juegan los Consejos de Juventud. Difícilmente un órgano de representación de la sociedad civil puede duplicar funciones de un órgano de gobierno como el IAJ, el CJA trabaja en pro de la pluralidad de las entidades juveniles para fomentar su participación y recoger sus propuestas para mejorar las políticas que les afectan, un papel que sólo puede jugar una plataforma independiente y plural de la sociedad civil.

Anuncios