Fuente del artículo

De Amaia Salamanca a Pamela Anderson, los diez anuncios más sexistas de la televisión

Bastaron cuatro quejas de espectadores británicos para retirar un ‘spot’ de la ‘vigilante de la playa’; en España, los expertos denuncian que la autorregulación no funciona

PAULA DÍAZ/ANNA FLOTATS

Aconsejamos la lectura de la LO 3/2007, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres

“Todos los medios de comunicación respetarán la igualdad entre mujeres y hombres,evitando cualquier forma de discriminación”. Así reza el artículo 39 de la Ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres aprobada por el anterior Gobierno socialista. Sin embargo, las buenas intenciones del Ejecutivo han quedado en papel mojado porque los medios, a los que se les dejó autorregularse, no siempre cumplen esta normativa.

¿La prueba? Los anuncios sexistas que siguen apareciendo entre series y programas que, lejos de fomentar hábitos igualitarios, siguen dejando a las mujeres como “responsables” de la casa y el cuidado de los hijos o, simplemente, como meros objetos sexuales. Estos spots no sólo contradicen lo establecido en la Ley de Igualdad, sino también la Ley General de Publicidad de 1988, que considera fuera de la legalidad todo anuncio que “atente contra la dignidad de la persona o vulnere los valores y derechos reconocidos en la Constitución”.

“Uno de los orígenes del problema es haber dejado esta responsabilidad en manos de los propios medios, que buscan beneficio económico y en los que son mayoritariamente hombres los que tienen poder de decisión”, denuncia la presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Elsa González. “La ley es exigente y funciona, pero se siguen colando anuncios  en los que se deja entrever que las mujeres son como personajes secundarios que emanan del hombre”, asegura.

Asimismo, González afirma que no sólo las empresas publicitarias, las marcas y los medios deben ser más exigentes en este sentido: “La crítica tiene que surgir de la sociedad y para ello es clave una educación igualitaria que enseñe a no consentir estos desmanes en un país democrático”, concluye. Así lo denuncia también la Asociación de Usuarios de la Comunicación, cuyo presidente, Alejandro Perales, critica que lo que se cuela en los anuncios es el “sexismo cotidiano”. “Nuestra sociedad es sexista y hay hábitos comunes que se reproducen en la publicidad, sobre todo en la de juguetes y alimentación”, cuenta.

Según el artículo 3 de la Ley General de Publicidad, también son ilegales aquellos anuncios que “presenten a las mujeres de forma vejatoria”, bien por servirse de su cuerpo “como un objeto”, bien por vincular su imagen a “comportamientos estereotipados”. El problema, cuenta Perales, es que “no hay quórum a la hora de establecer lo que es un contenido vejatorio o discriminatorio para las mujeres y los límites son difusos”.

En 2012, Autocontrol (organismo de autorregulación publicitaria a través del cual se materializa el compromiso de responsabilidad en la publicidad) revisó 19.789 anuncios antes de su emisión. Se incluyeron observaciones relacionadas con el sexismo en 19 ocasiones y, en 13 de ellas, la recomendación fue la de “no difusión del anuncio” por infringir el artículo 3 de la Ley General de Publicidad. En el resto de casos se recomendaban modificaciones para evitar el incumplimiento legal. La presentación ilícita de comportamiento estereotipado y la utilización indebida del cuerpo de la mujer como objeto desvinculado del producto son algunos de los principales motivos por los que se ha recomendado adoptar estas medidas.

Aquí, algunos ejemplos de ello:

1. Qé!Crack!

Uno de los últimos productos en irrumpir en las pantallas (y estantes de bollería) españolas ha sido el Qé!Crack!. Una barrita con vida que late en el bolsillo de un muchacho, justo al lado de su pene. Cuando una mujer le pregunta “¿Y eso?”, él responde: “Bueno… por si te apetece comer algo”.

2. Tampax

El spot en el que la actriz Amaia Salamanca instruye a un chico en cómo introducir correctamente un tampón ha suscitado también polémica en las redes sociales como Twitter. Salamanca, después de la clase, añade, como característica esencial del producto: “Así tú, no notas nada”. 

3. Alfa Romeo Giulietta

“Mírame, tócame, incítame, provócame, sedúceme, contrólame, protégeme, grítame, relájame”, pide una sensual voz femenina durante los segundos que dura el anuncio del nuevo modelo de la marca en el que se objetiviza a la mujer, identificándola con el coche en cuestión. “Soy Giulietta, si vas a hablar de mí, pruebame”, concluye la voz en off.

Para leer el artículo completo, acude a la fuente de la noticia. Gracias

Anuncios